La armadura completa de Dios - Efesios 6: 10-18

Descubre Su Número De Ángel

La armadura de Dios es la virtud espiritual completa proporcionada por Dios a los creyentes para que puedan luchar contra las fuerzas del mal. El orden bíblico es que los cristianos se vistan con la armadura completa de Dios. Mediante el estudio bíblico del capítulo 6 de la Epístola a los Efesios, podemos conocer correctamente la armadura de Dios ( Efesios 6: 10-18 ).



La armadura completa de Dios

Finalmente, sé fuerte en el Señor y en su gran poder. Ponte toda la armadura de Dios para que puedas enfrentarte a los planes del diablo. Porque nuestra lucha no es contra sangre y carne, sino contra los gobernantes, contra las autoridades, contra los poderes de este mundo oscuro y contra las fuerzas espirituales del mal en los reinos celestiales.



Por tanto, vístanse con toda la armadura de Dios, para que cuando llegue el día del mal, puedan mantenerse firmes y, después de haber hecho todo, permanecer firmes. Manténganse firmes, pues, con el cinturón de la verdad abrochado alrededor de su cintura, con la coraza de justicia en su lugar y con los pies calzados con la disposición que viene del evangelio de la paz. Además de todo esto, toma el escudo de la fe, con el que podrás apagar todas las flechas llameantes del maligno. Toma el yelmo de la salvación y la espada del Espíritu que es la palabra de Dios. Y reza en el Espíritu en toda ocasión, con todo tipo de oraciones y peticiones. Con esto en mente, mantente alerta y sigue orando siempre por todos los santos.



Efesios 6: 10-18 Nueva Versión Internacional (NVI)

¿Qué es la armadura de Dios?

La expresión armadura de Dios es una metáfora que les recuerda a los cristianos la importancia de estar preparados para la batalla espiritual. El apóstol Pablo enfatiza que los creyentes deben usar toda la armadura de Dios. Esta armadura espiritual está formada por diferentes elementos que diseñan una unidad perfecta, haciéndote fuerte frente a los ataques de Satanás.

La Biblia dice que estar vestido con toda la armadura de Dios significa ser fortalecido en el Señor y la fuerza de su poder (Efesios 6:10). Ponerse la armadura de Dios implica vivir la vida cristiana correcta y plenamente.



Sin Cristo, los cristianos no pueden hacer nada. La fuente del poder del cristiano es el poder de Dios (Juan 15: 1-5). Las escrituras revelan cuán infinito es el poder de Dios. Pero, ¿qué quiere decir Pablo con la fuerza de su poder? En esta expresión, el apóstol usa las mismas palabras que cuando habla del poder que levantó a Jesús de entre los muertos, así como de resucitar a los creyentes de su estado de muerte espiritual (Efesios 1:19; 2: 4-6). Entonces, ponerse toda la armadura de Dios es buscar ese poder de Dios y ser infundido por él.

la última canción de elvis presley

Yo soy la vid verdadera, y mi Padre es el jardinero. Él corta en mí toda rama que no da fruto, mientras que toda rama que da fruto la poda para que sea aún más fructífera. Ya estás limpio por la palabra que te he hablado. Permanece en mí, como yo también permanezco en ti. Ninguna rama puede dar fruto por sí sola; debe permanecer en la vid. Ni podéis dar fruto si no permanecéis en mí. Yo soy la vid; ustedes son las ramas. Si permaneces en mí y yo en ti, darás mucho fruto; Aparte de mí no puedes hacer nada.

Juan 15: 1-5 Nueva Versión Internacional (NVI)

Los elementos de toda la armadura de Dios

El apóstol Pablo usó ciertas armas que se parecían a las de un soldado de infantería en la antigüedad como figura de las armas espirituales que equipan a los creyentes. Es posible que tuviera en mente a un soldado romano, aunque tenía algunas ligeras diferencias con la armadura que describe en comparación con las de los soldados romanos. Es por eso que algunos eruditos de la Biblia dicen que Pablo probablemente combinó esta figura del soldado romano con algunas referencias del Antiguo Testamento que retratan a Dios como un guerrero. Hay seis elementos de la armadura de Dios, que discutimos a continuación.



una. Cinturón de la verdad

El primer elemento de la armadura de Dios mencionado por Pablo es el cinturón de la verdad. El apóstol Pablo les dice a los creyentes que se mantengan firmes y se rodeen de la verdad (Efesios 6:14). Con el cinturón de la verdad, lo que el apóstol tenía en mente aquí es el cinturón de cuero que usaban los soldados. Este cinturón protegía la región del bajo vientre y jugaba un papel fundamental en el resto de la armadura. Se abrochó la túnica del soldado, sujetó el peto y sirvió de soporte para la espada.

En la armadura de Dios, esta verdad no es otra que la verdad de Cristo, que es el Evangelio. Usar el cinturón de la verdad es usar la verdad de Cristo. Es tener su vida apoyada por la verdad de la Palabra de Dios. En consecuencia, quien está revestido de la verdad de Cristo también tendrá una vida marcada por la autenticidad y la sinceridad. Nunca apoyará el engaño.

B. Coraza de justicia

Después de hablar del cinturón de la verdad, Pablo dice que el creyente debe llevar la coraza de justicia (Efesios 6:14). La coraza era un traje de metal o una combinación de cuero duro, que protegía el torso del soldado, donde estaban el corazón y otros órganos vitales. Como ya se ejemplificó aquí, la coraza de justicia habla de la justicia de Cristo imputada al creyente. Pero esta justicia imputada conducirá al creyente a la justicia práctica y diaria.

C. Zapatos de la paz

Pablo dice que debemos estar preparados para usar los zapatos de la paz para pelear la batalla del velo (Efesios 6:15). Los soldados romanos usaban zapatos hechos de cuero duro con la suela tachonada con clavos afilados. Estos zapatos le daban estabilidad al soldado porque estaban pegados al suelo.

Utilizando la analogía de los zapatos de soldado como figura de la disposición del Evangelio de la paz, el apóstol habla de la seguridad, la confianza y el consuelo que existe en la buena nueva de la reconciliación con Dios a través de la obra de Cristo. El creyente solo puede pelear en la batalla espiritual si tiene paz con Dios a través de Cristo.

D. Escudo de fe

El creyente debe abrazar siempre el escudo de la fe, con el cual podrá apagar los dardos de fuego del Maligno (Efesios 6:16). Pablo usa aquí la figura del escudo romano ovalado y rectangular que tenía poco más de un metro de altura. Era lo suficientemente grande como para cubrir todo el cuerpo del soldado que se encogió detrás de él.

Estos escudos a menudo se humedecían para extinguir las flechas incendiarias lanzadas por los enemigos. Pablo compara estas flechas que causaron un gran daño con las tentaciones de Satanás contra los creyentes. Pero la plena confianza en Dios y su palabra es un escudo eficaz contra esas flechas. La fe viva, verdadera, continua e inquebrantable es el escudo fuerte del creyente.

mi. Casco de salvación

El texto bíblico dice que el creyente debe tomar el casco de la salvación (Efesios 6:17). No es necesario explicar la importancia del casco de un soldado en el campo de batalla. En la armadura de Dios, el yelmo es el yelmo de la salvación. Una de las principales intenciones de Satanás es poner en duda la salvación del creyente. Pero equipado con el casco de la salvación, el cristiano permanece firme en las promesas de Dios acerca de la seguridad eterna de su salvación.

F. Espada del espiritu

Vestido con el casco de la salvación, el creyente también debe empuñar la espada del Espíritu. En ese momento, la espada era el arma más eficaz de un soldado de infantería. Ningún soldado fue al campo de batalla sin una espada, también debe hacerlo el creyente en la batalla espiritual. El tipo de espada que usó Paul en su analogía era un arma corta y letal, que se usaba tanto para defenderse como para atacar. El mismo apóstol explica claramente que la espada del Espíritu es la Palabra de Dios (Efesios 6:17).

Entendiendo la armadura completa de Dios

Hay dos interpretaciones de cómo podemos entender la armadura de Dios. El primero dice que la armadura de Dios debe ser vista como Cristo mismo y todo lo que Él logró en la cruz por nosotros. Entonces, la armadura de Dios son los méritos de Cristo imputados por Dios en nosotros. En este aspecto, llevar la armadura de Dios es vestirse como el mismo Cristo. Por ejemplo, vestirse con la coraza de justicia es vestirse con la justicia de Cristo. Vestirse con el cinturón de la verdad es vestirse con la verdad de Cristo, etc.

La segunda interpretación dice que la armadura de Dios debe verse como un conjunto de virtudes morales que los creyentes deben demostrar en sus vidas para no darle una oportunidad al diablo. Por ejemplo, usar la coraza de justicia significa tener una vida justa y recta.

La primera interpretación sin duda parece ser la que mejor encaja en el contexto. Después de todo, Pablo dice que los creyentes deben ser fortalecidos en el Señor y en la fuerza de su poder. Sin embargo, la segunda interpretación no debe rechazarse por completo. Esto se debe a que aquellos que están vestidos con la justicia de Cristo necesariamente buscarán vivir una vida caracterizada por la justicia.

La importancia de la armadura de Dios

Vestir la armadura de Dios significa poder, por el poder y la virtud del Señor, resistir los ataques del mal. Esta verdad refuerza la idea de que necesitamos conocer muy bien el contexto en el que vestimos la armadura de Dios. Primero, fue Cristo quien derrotó definitivamente a Satanás y conquistó el poder del pecado y la muerte en la cruz. Por tanto, estamos librando una guerra cuya victoria ya está ganada.

En segundo lugar, a pesar de ser un ejército derrotado, las fuerzas de las tinieblas se esfuerzan por hacer tanto daño como sea posible antes de su ruina final en el día del glorioso regreso de Cristo. Satanás y los demonios no pueden escapar del destino que Dios ya les ha decretado. Dondequiera que vayan, arrastran sobre sí mismos la maldición del juicio divino. Pero mientras caminan hacia el lugar de su condenación eterna, atacan a los soldados del Reino de Dios.

Al vestirnos con la armadura de Dios, nuestro papel es similar al de un soldado que vigila el territorio conquistado. La lucha del creyente se basa en la victoria ganada por Cristo. Por eso Pablo es enfático cuando dice: ¡Eres firme! ¡Resistir! ¡Vigila y persevera! (Efesios 6:10, 13, 14, 18). Pero no confunda esto con un rol puramente pasivo y defensivo. En su resistencia, los creyentes se defienden, pero también atacan. Es una resistencia ofensiva que hace que el enemigo se retire.

Además, ponerse la armadura completa de Dios también es algo que incluye tanto la gracia soberana de Dios como la responsabilidad humana. Es el creyente quien debe usar esta armadura, y es el creyente quien debe usarla completamente en su vida diaria. Sin embargo, es Dios quien proporcionó esta armadura. Él es quien forjó estas armas y, como regalo, entregó su armadura a sus hijos. Entonces, sin el poder divino, nadie puede usar la armadura de Dios.

¿Por qué debemos usar la armadura de Dios?

Debemos estar vestidos con la armadura completa de Dios porque todo verdadero cristiano está involucrado en una intensa batalla espiritual. Pablo habló sobre la belleza del plan eterno y soberano de Dios para la salvación. Luego habló sobre la posición de la Iglesia en Cristo, destacando las bendiciones y privilegios que disfrutan los salvos, así como los deberes en su caminar en fe hacia la santidad en todas las esferas de la vida a través del empoderamiento del Espíritu Santo.

Pero Pablo también explica que todo esto no sería fácil y sin oposición. Los creyentes serían desafiados y tendrían que demostrar día tras día que fueron llamados por Dios. La vida cristiana no se trata solo de las bendiciones de la salvación, sino que también incluye la oposición a los deseos pecaminosos de la carne y las fuerzas espirituales de las tinieblas.

Satanás y su ejército demoníaco están completamente dedicados a oponerse a Cristo y su pueblo. Las fuerzas del mal quieren destruir la obra de Dios. La realidad de esta guerra no se puede subestimar. Esta no es una simple lucha contra simples seres humanos. El apóstol Pablo explica que estamos luchando contra los males y los gobernantes del mundo oscuro (Efesios 6:12). Esto explica por qué debemos vestirnos con la armadura de Dios. Sin esta armadura proporcionada por el Señor, no tenemos ninguna posibilidad en esta guerra. El texto bíblico explica la importancia fundamental de esta armadura para la vida cristiana.

Cómo vestir y usar la armadura de Dios

El apóstol Pablo termina su analogía sobre la armadura de Dios al enseñar cómo el cristiano puede usar esa armadura. Dice que es solo a través de una vida de oración que el creyente puede equiparse adecuadamente con la armadura de Dios y estar listo para la guerra espiritual. Ya hemos dicho que un cristiano no puede hacer nada con su fuerza. los fuente de su fuerza es el poder de Dios mismo. Así como un soldado debe estar en completa comunión con su comandante a través de una comunicación apropiada, el creyente debe estar en plena comunión con Dios a través de la oración.

El apóstol todavía es muy específico al hablar de cómo debería ser la vida de oración del soldado de Dios. Debe incluir oraciones y súplicas. Esa es una variedad que incluye adoración, acción de gracias, confesión, intercesión y petición. En cuanto a frecuencia, debe serlo en todo momento. La vida de oración del que lleva la armadura de Dios debe estar en el Espíritu. Esto significa que la oración del creyente debe ser sumisa y estar en consonancia con la voluntad de Dios. Pablo todavía apunta a la vigilancia como el camino que caracteriza la vida de oración del cristiano y habla de la necesidad de perseverancia.

Conclusión

Todos deberíamos ir al campo de batalla con la armadura completa de Dios. Sin él, somos completamente vulnerables a los ataques de Satanás. Esto es lo que el apóstol Pablo trata de decirnos en Efesios 6: 10-18. En el campo de batalla, sea un buen soldado y siempre sea solidario y comprometido con los compañeros que luchan a su lado.

Descubre Su Número De Ángel

Ver También: